Estudiante de Ingeniería en Sistemas. Hondureño. Editor en Jefe de Smart Universe... O algo así.

Samsung no cerró el 2016 de la mejor manera. Al menos eso pensamos muchos cuando recordamos todo lo que pasó con el Galaxy Note 7. Pero parece que los coreanos no están dispuestos a morir sin dar pelea. Y es que, como se ha venido comentando desde hace unas semanas, el Galaxy Note 7 volverá al mercado.

Sí, el Note 7 hará su reaparición, o así parece, porque se le vio pasar de nuevo por el proceso de certificación FCC. De hecho ha habido tres variantes del Note 7 que han pasado por dicho proceso, los modelos en concreto se tratan de SM-N935K, SM-N935L y SM-N935S. Esto lo que viene a decirnos es, que tendremos el lanzamiento del phablet por excelencia de la firma surcoreana muy cercano en el tiempo.

Pero este dispositivo traería varias sorpresas y pequeños cambios. Uno de ellos sería un precio reducido. Algo lógico al ser un smartphone reacondicionado.

Otro apartado que se habría modificado, sería la versión del Sistema Operativo que pasaría de tener Android 6.0 Marshmallow a Android 7.0 Nougat, con la nueva capa de personalización Samsung Experience. Una decisión bastante inteligente y lógica por parte de la firma surcoreana, ya que lanzar una versión del software obsoleta sería un gran error.

Finalmente, el otro apartado que cambiará es la batería -la causante de todos los problemas-, que tendrá una reducción de 300 mAh, quedándose finalmente en 3200 mAh.

Al parecer, su lanzamiento está más cerca que tarde, pues Samsung no quiere que esté próximo al lanzamiento del futurible Note 8. Se habla de que será a finales del mes de junio, aunque hay que esperar una confirmación oficial de la compañía.