Estudiante de Ingeniería en Sistemas. Hondureño. Editor en Jefe de Smart Universe... O algo así.

A día de hoy, todos disponemos de al menos un archivo de audio comprimido en formato MP3. ¿Que pensarían si les digo que este formato irá desapareciendo de a poco del mercado? No, no es broma y no lo decimos nosotros. Lo han dicho los mismísimos creadores.

Hablamos del instituto alemán Fraunhofer, que desarrolló hace 30 años el formato MP3, y que ha decidido no conceder más licencias. Así, las compañías que estén involucradas en el negocio del sonido buscarán mejores opciones a la hora de buscar un códec que les permita una alta compresión sin perder tanta información.

Esto no quiere decir que ya no podrás seguir utilizando tus archivos MP3 en los aparatos existentes a día de hoy. Lo que va a pasar es que la tendencia cambiará, como ya sucedió con la transición del formato de imagen BMP a JPEG. Esto es beneficioso tanto para los creadores de contenido de audio como a los consumidores.

El Instituto Fraunhofer ya tiene un heredero para sustituir al MP3, y no es otro más que el AAC (Advanced Audio Coding). Según ellos, este será el estándar por defecto que quedará, ya que es capaz de ofrecer muchas opciones adicionales al MP3 sin perder por ello una compresión muy elevada. Un ejemplo de lo que decimos es que este se puede utilizar en emisiones en directo tanto de música como de vídeo y, además, con una gran calidad. Por lo tanto, el cambio tiene toda la lógica.

El caso es que el formato MP3, que ha sido muy utilizado desde que se desarrolló a finales de los años 80 –y que supuso el despegue definitivo de la música compartida por el poco espacio que ocupan los archivos y a que su implementación era gratuita sin que se perdiera una gran calidad de sonido- irá quedando en el olvido. Y, ahora, con el final de las concesiones de licencias llega el momento de jubilarse (aunque lentamente). De todas formas, los dispositivos como por ejemplo los teléfonos móviles no tendrán problemas en seguir reconociendo este tipo de archivos y, por ello, podrán seguir dándole uso sin el más mínimo problema.