Los robots menosprecian la ciberseguridad

Gadgets

Tras décadas de desatención, el sector de la robótica, cada vez más asentado por el auge de la automatización, intenta revertir una inseguridad y vulnerabilidad evidentes ante ataques digitales.

La ciberseguridad se ha convertido en un coladero de ataques digitales para los robots. Una falla del sistema desatendida por la industria desde hace décadas. Da igual que ayuden en un quirófano, coordinen la red eléctrica o cuiden a una persona dependiente. Su misión no suele ser protegerse de un ciberataque, por comprometida que sea su función. El auge de la automatización y la conectividad ha expuesto aún más a una tecnología en plena expansión. España, situado entre los 10 países del mundo con más autómatas, cuenta con 16 robots por cada 1.000 trabajadores, según cifras de la Federación Internacional de Robótica. “Casi ninguna empresa publica actualizaciones de seguridad para estos productos”, asegura Alfredo Reino, experto en ciberseguridad.

Uno de los eslabones más débiles aparece en el Sistema Operativo Robótico, conocido como ROS. Las grandes productoras lo han adoptado casi como estándar, pero surgió simplemente como una investigación de la Universidad de Stanford en 2007 para mejorar los protocolos de comunicación. Como explica Óscar Lage, experto en ciberseguridad de Tecnalia, nació sin nada de ciberseguridad porque no era la finalidad del proyecto. No fue hasta hace cuatro años, con la evolución a ROS2, cuando comienzan a desarrollarla; aunque casi ninguna máquina lo tiene instalado. “Son sistemas críticos muy poco protegidos. Al igual que en otras industrias, quienes los diseñan, crean y venden se han centrado en la parte funcional. Hasta que no ha habido sustos importantes nadie se ha preocupado”.

Algún emprendedor ya ha intentado revertir la tendencia. Es el caso de Víctor Mayoral, director técnico y cofundador de Alias Robotics. La solución que propone la ha bautizado como Sistema Inmunológico de Robots (RIS). Este software expone a las máquinas a diferentes amenazas virtuales y prepara a sus sistemas para evitar posibles contagios por parte de virus informáticos. Con la ayuda de la inteligencia artificial aprende a prevenir mejor estas amenazas, así como a identificarlas incluso antes de que ocurran. “La robótica está en el mismo punto que estaba la informática hace 20 años. Es de total inseguridad y total alarma. Los fabricantes no están preparados para combatir ciberataques”, sostiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *